El Gobierno en funciones delega en las Comunidades Autónomas las medidas de apoyo y condiciones para la farmacia rural.

La Sociedad Española de la Farmacia Rural, comenzó en febrero de este mismo año una andadura de denuncia de la situación actual. Señalando la falta de ayudas y subvenciones para poder abastecer de medicamento a los pueblos españoles. 

A principios de mes, la Diputación de Castellón se sumaba de manera reivindicativa a la propuesta, y anunciaba su plan de apoyo a la farmacia del ámbito rural con el fin de concienciar a la ciudadanía de la importancia de éstas y de la calidad del servicio que se ofrecen.
Muchas de las farmacias enclavadas en entornos rurales son consideradas de categoría VEC (viabilidad económica comprometida), por no disponer de población suficiente para garantizar ingresos suficientes tanto en medicamentos libres como con receta. Estas farmacias no alcanzan el 11,4% de la facturación de una farmacia media. Las farmacias de dicha categoría tan sólo disponen de un corrector del margen para compensar la escasez de ingresos, que en muchos casos tan sólo queda un un hito testimonial. 

Tal y cómo se registra la Pregunta Escrita al Senado, “la farmacias rural , en sí, es una farmacia esencial, dado que, en muchas ocasiones son los únicos sanitarios existentes en el pueblo”. 

La importancia de dar una respuesta y trazar un plan que garantice la solvencia y mantenimiento de estos enclaves se ha trasladado al Senado, el cual, tan sólo ha respondido que la responsabilidad y el plan de viabilidad de la Farmacia rural corresponde al ámbito competencia de las Comunidades Autónomas, correspondiendo a dichas Administraciones emprender las actuaciones oportunas sobre esta materia.

A raíz de estas declaraciones ya son muchos los pronunciamientos sobre qué se puede hacer para que no se extingan las farmacias rurales, las de nuestros pueblos más recónditos. 

Entre las medidas más inmediatas se propone garantizar el acceso a Internet o poder disponer de un porcentaje de ayuda sobre los alquileres, agua o luz en los locales. 

Ahora nos preguntamos nosotros ¿Qué se te ocurre a ti? ¿Cómo podemos asegurar la farmacia rural? 

Esta brecha también ha servido para que algunas farmacias opten por reinventarse y ampliar sus servicios, poniéndose en valor ante la población cercana. ¿Crisis? ¿Riesgo u oportunidad? 

¿Qué harías tú?