La Guardia Civil, en colaboración con el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid han firmado un acuerdo de colaboración para la detección de estafas, delitos o maltratos hacia las personas mayores.

El farmacéutico o farmacéutica han sido siempre una persona de confianza, especialmente para las personas mayores, es la persona que conoce sus enfermedades y empatiza con ellos al preguntarles cómo se encuentran ese día. Sabe si están mejor o peor de salud y puede detectar cambios significativos en la persona en cuestión sin necesidad de que ésta tenga que contar demasiados detalles.

Es por ello, que el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid y la Guardia Civil han firmado, esta misma semana, un documento de compromiso para la detección de maltratos, estafas bancarias, timos, y practicas de cualquier tipo que pudieran ser abusivas contra los ancianos.

En ese acuerdo se recoge el procedimiento operativo en la que destaca como primer agente al farmacéutico. El objetivo es “prevenir, paliar y combatir” mediante la detección temprana aquellos delitos más comunes.

El protocolo dictamina tres fases:

  1. Información preventiva a las personas mayores sobre este servicio de confianza en farmacias
  2. Formación y asistencia por parte de la Guardia Civil al personal de las farmacias madrileñas
  3. Perfeccionamiento de la respuesta de seguridad en su asistencia a la Farmacia

Tras la firma del acuerdo, el presidente del COF, Luis González, ha recalcado que “el maltrato físico o psíquico que sufren muchas personas mayores es un problema importante de salud pública”.

La farmacia madrileña es la primera en firmar este acuerdo, que debieramos adoptar todos los ciudadanos como propio, para la protección y defensa de nuestros mayores, especialmente de los más cercanos, de los que viven en nuestros edificios y barrios. ¿Tú que crees? ¿Debe ser la Farmacia «guardiana» ante estas situaciones? ¿Es un deber de todos?