En concreto, ha facturado un total de 20.149 millones de euros, lo que supone un incremento del 2,2% con respecto a 2017, según los datos de la consultora IQVIA.

Este crecimiento es bastante superior al que se registró en 2017 respecto a 2016, cuando el incremento solo alcanzó el 0,6%. Por su parte, el mercado en unidades ha crecido un 1%, revirtiendo la bajada del 0,9% de 2017.

A pesar de estas cifras globales positivas, a lo largo de los últimos cuatro meses se ha podido observar una contracción que puede marcar el futuro del mercado en las oficinas de farmacia. En concreto, según los datos de IQVIA, el mercado se ha contraído o ha estado próximo a cero en septiembre, noviembre y diciembre, mientras que en octubre creció de forma importante (más que en muchos de los meses precedentes), si bien no ha sido suficiente para compensar el resultado del periodo.

En términos de unidades, los últimos cuatro meses de 2018 presentaron un 0,14% menos dispensaciones que el mismo periodo de 2017, mientras que en valores la diferencia se quedó en un 1,4% más.

Por comunidades autónomas, las que más han crecido en este año han sido Andalucía, Cantabria y Madrid, mientras que a la cola se han situado Asturias y Navarra, que han visto cómo su mercado farmacéutico se contraía.

En lo que se refiere a la evolución de los medicamentos cabe destacar que en diciembre cerraron en negativo tanto en unidades (-2,7%) como en valores (-0,5%). No obstante, el cierre de año ha sido positivo en unidades (1,2%) y valores (2,2%) alcanzando en esta última variable los 15.426 millones de euros.

Por grupos terapéuticos, lo que mejor se han comportado de entre el top-ten por facturación han sido los agentes antitrombóticos, con un crecimiento del 12,7% y los antidiabéticos, que han crecido un 8,9%. Precisamente estos últimos productos son los que lideran el ranking de ventas por categorías, representando un 10,4% del total de ventas de medicamentos en farmacia, con un importe de 1.598 millones de euros en los últimos doce meses.