El Ministerio de Sanidad ha sacado a consulta pública previa el proyecto de Real Decreto que modificará al Real Decreto 177/2014, de 21 de marzo, por el que se regula el sistema de precios de referencia y agrupaciones homogéneas de medicamentos en el Sistema Nacional de Salud (SNS), y determinados sistemas de información en materia de financiación y precios de los medicamentos y productos sanitarios.

Así, se pueden enviar aportaciones a este proyecto normativo hasta el lunes, 5 de febrero. Según la cartera sanitaria del Gobierno, los problemas que se quieren resolver con esta modificación de los precios de referencia incluyen incorporar “las disposiciones reglamentarias necesarias que permitan establecer la identidad entre principios activos de medicamentos conforme a la clasificación ATC, comenzando por definir qué se debe entender por principio activo a efectos del sistema de precios de referencia y agrupaciones homogéneas”.

También se aspira a “permitir la creación de conjuntos de referencia diferenciados para medicamentos con el mismo principio activo pero diferente dispositivo de administración, forma farmacéutica o vía específica de administración siempre y cuando supongan una ventaja clínica relevante para el tratamiento de los pacientes”.

De igual manera, según el documento de Sanidad para la consulta pública previa, se busca actualizar el precio de venta de laboratorio (PVL) mínimo previsto en el Artículo 4.3 del Real Decreto 177/2014, de 21 de marzo (de 1,60 euros por envase) y definir qué datos del Nomenclátor pueden ser objeto de publicidad.

Además, se quiere recoger una serie de excepciones al vigente sistema de precios de referencia “de suerte que se evite o limite el descenso del precio de referencia hasta situaciones de inviabilidad económica, en los casos de riesgo de desabastecimiento o de efectos económicos negativos para el SNS”, como podría ocurrir con la normativa actual, asegura la Administración sanitaria del Ejecutivo.

“El actual marco regulador del sistema de precios de referencia adolece de una serie de lagunas que hacen que la aplicación estricta del sistema provoque una serie de efectos indeseables en la evolución de los precios de los medicamentos incluidos en la prestación farmacéutica, que pueden provocar el desabastecimiento de productos esenciales por inviabilidad económica o bien el desinterés comercial por la investigación de aspectos que ofrezcan ventajas adicionales a los paciente sin que vayan a ser retribuidas”, admite el Ministerio de Sanidad, razón por la que se propone esta modificación.

Fuente: Imfarmacias.es